Historia del blackjack: ¿cómo surgió este juego?

Página principal » Guías » Historia del blackjack: ¿cómo surgió este juego?

El más popular de los juegos de cartas del casino tiene una historia interesante y llena de acontecimientos. El juego ha cambiado constantemente a lo largo de los últimos 300 años por diversas razones, y hoy en día coexisten una amplia gama de variantes del mismo. No hay una fecha clara de sus inicios ni un “inventor” declarado del blackjack tal y como se juega hoy en día.

Bono 3000€
  • 🥇 Soporte 24/7 a través de chat en vivo
  • 🎲 + 150 Giros gratis
400+ juegos
4,9 rating
4.9
Valoración del usuario:
98/100
🤑 USAR BONO 🤑
Bono 1000€
  • 🤑 + 50 Giros gratis
  • 💰 600+ juegos
112 juegos
4,9 rating
4.9
Valoración del usuario:
97/100
🤑 USAR BONO 🤑
Bono 120€
  • 🤑 +120 Giros gratis
  • ❗️ El mejor casino en 2021 ❗️
3140 juegos
4,7 rating
4.7
Valoración del usuario:
94/100
🤑 USAR BONO 🤑

Los orígenes del blackjack se remontan al juego de cartas francés Vingt-et-un, que se traduce simplemente como “veintiuno”. En el siglo XVIII, el juego ganó una enorme popularidad entre los habitantes de la corte francesa y posteriormente se convirtió en el juego de azar más popular también entre la gente común, que quería jugar al juego que jugaban sus aristócratas.

Orígenes y expansión en el siglo XVIII

Los historiadores afirman que otros juegos como el español trente-un (treinta y uno), el italiano sette de mezzo (siete y medio) o el francés quinze (quince) son la base del posterior “21”.

Todos ellos atribuyen determinados valores a las cartas y el objetivo de robar más cartas es acercarse lo más posible a una determinada puntuación sin pasarse. Algunos de ellos incluso asignaban un valor nominal flexible para el as que podía adquirir diferente valor según el interés del jugador en cada momento. Todos estos juegos son claramente más antiguos que el Vingt-et-un (siglos XV-XVI), pero el gran éxito del Vingt-et-un sobre los demás se debe a que requería más habilidad y estrategia por parte del jugador en vez de que todo se basara únicamente en la suerte de las cartas que te tocaran. 

Ya en el siglo XVIII, los emigrantes franceses introdujeron el juego en EEUU, donde a partir de entonces se llamó 21. Sin embargo, las normas de aquella época estaban muy alejadas de las actuales. En algunos casos, había varias rondas de apuestas entre las cartas robadas, la segunda carta del crupier estaba boca arriba desde el principio o el propio crupier decidía si robaba más cartas. No pasó mucho tiempo hasta que se estableció la regla generalmente aceptada de que el crupier saca en el 16 y se planta en el 17.

El Blackjack hace las américas: siglo XIX 

Historia del blackjack: ¿cómo surgió este juego?

Mientras que en Europa apenas se jugaba debido a diversas prohibiciones y, por tanto, no se extendió más, el “21” se convirtió en uno de los juegos de azar más populares de la Norte América del siglo XIX. Los primeros juegos bancarios legales se establecieron en Nueva Orleans en 1820. Sin embargo, los juegos privados, en los que los individuos asumían el papel de banquero o crupier, ya estaban muy extendidos entre la población. Debido a su sencillez (sólo se necesitaba una baraja para jugar), el juego se fue asentando por América mucho más rápido que la ruleta, por ejemplo, que requería una gran mesa de juego y una estructura que no era tan fácil de montar.

Madame Moustache

Algunos ejemplos de personajes e historias curiosas, como la de Eleanor Dumont, que alcanzó especial fama durante este periodo, nos ilustran el protagonismo que llegó a adquirir este juego de mesa. “Madame Moustache”, como popularmente pasaría a conocerse, llegó a Estados Unidos desde Francia como inmigrante siendo todavía casi una niña y se ganó la vida como traficante en numerosas ciudades de Estados Unidos. A mediados de siglo, abrió su propio salón de juego llamado “Vingt-et-un” en Nevada City, California. Sólo se admitía a los jugadores más ricos y aceptaba cualquier apuesta, por muy alta que fuera. Siguió repartiendo las cartas ella misma.

El salón se hizo famoso no sólo por el hecho de que una mujer repartiera las cartas -lo que ya era una rareza en la época-, sino también por su belleza, que atrajo a muchos admiradores de todas partes. Aprovechó hábilmente esta circunstancia. Coqueteó un poco con los jugadores, pero los mantuvo a distancia. El negocio fue excelente hasta el final de la fiebre del oro, después de lo cual Eleanor Dumont fue cuesta abajo financiera y personalmente hasta que probablemente se suicidó unos años más tarde.

El siglo XX: los grandes casinos

El juego todavía se llamaba “21” y adquirió mayor notoriedad cuando el estado de Nevada lo legalizó oficialmente. Para atraer al mayor número posible de jugadores, los casinos decidieron ofrecer un pago especial de 10:1 si el jugador hacía sus 21 puntos con un as de picas y una jota negra (ya sea de tréboles o de picas). Por ello, pasó a llamarse Black Jack, aunque este pago extra se eliminó relativamente rápido de las reglas del juego. Con la legalización oficial por parte de la Comisión del Juego de Nevada, también fue necesario estandarizar sus reglas, lo que esencialmente condujo al establecimiento y aceptación de las reglas que son universalmente válidas hoy en día.

La estrategia de “contar cartas” viene de lejos

Fue alrededor de 1950, que algunos jugadores, buscando una estrategia para poder ganar a la banca, empezaron con el conteo de cartas. Los casinos se dieron cuenta del uso de este método y procedieron a la expulsión de varios jugadores que fueron descubiertos practicándolo.

Cuatro jugadores (Baldwin, Cantey, Maisel, McDermott) publicaron el libro “Playing Blackjack to Win” en 1957. Sin embargo, el libro pasó desapercibido hasta 1962, cuando se publicó el “Beat the Dealer”, de Edward. O. Thorp.

Su libro fue un gran éxito y todavía hoy se considera el nacimiento del recuento de cartas. En éste, el autor describía el llamado sistema de cuenta de 10, con el que contaba dos números al revés: todos los dieces (16) y todas las demás cartas (36) que ya se habían repartido. Al mismo tiempo, calculó la tasa de torpeza (thorp-ratio) en cada momento para ganar más dinero con apuestas más altas. Pero como te habrás dado cuenta ya, el método resultaba útil en esa época en que se seguía jugando con una sola baraja. Con 8 barajas y un valor inicial de 128 y 288, el cálculo se complica bastante.

La cosa se complica: aumentan las barajas

Los casinos decidieron entonces que la mejor forma de luchar contra el conteo de cartas, mejor incluso que tener que expulsar a sus practicantes, era complicarles la vida, así que cambiaron las reglas e introdujeron más barajas. Pasaron de 1 a 2, y muy pronto se convirtieron en 4 barajas. Además, el mazo de cartas ya no se jugaba hasta el final. A su vez se dio un aumento masivo del número de mesas de blackjack para aprovechar la avalancha de nuevos jugadores que ahora intentaban ganar dinero contando cartas. La mayoría de ellos no tuvieron éxito por falta de talento, paciencia o resistencia y perdieron su dinero de todos modos.

En 1966 se publicó la segunda edición de “Beat the Dealer”, en la que el informático Harvey Dubner presentó su nuevo sistema Hi/Lo. Con la ayuda de los ordenadores, ahora era posible adaptarse muy rápidamente a los cambios en los casinos y encontrar la estrategia adecuada para ellos. Los casinos, por su parte, dejan incluso que los jugadores cuenten las cartas voluntariamente. Incluso el vigilante de sala o los crupieres distribuían tablas de estrategia en las que se podía encontrar la jugada adecuada para situaciones complicadas. Sin embargo, todo esto no fue suficiente para vencer la ventaja de la casa del casino. Los jugadores, en cambio, se sentían seguros y jugaban alegremente.

En ese contexto, el detective privado Robert Griffin vio una buena oportunidad de negocio y publicó un libro con fotos y perfiles de todos los sospechosos de contar cartas, libro que vendió a todos los casinos. Lo mantenía actualizado constantemente y vendía regularmente nuevas ediciones. Los casinos tenían así la oportunidad de conocer de antemano a los “tramposos” y tomar las oportunas medidas contra ellos y vivieron un periodo de relativa tranquilidad y sensación de seguridad, hasta que, alrededor de 1971, empezó la época de las estrategias de equipo.

El primer gran jugador de Blackjack

En 1971Al Francesco era un conocido contador de cartas que intentaba pasar lo más desapercibido posible. Su hermano jugaba mientras él se quedaba hablando. Cada vez que su hermano apostaba una gran cantidad, aportaba 100 dólares más sabiendo que su hermano contaba y que se presentaba una situación ventajosa. Su forma chulesca y llamativa de apostar también solía llamar la atención de los “pit boss” (floorman, encargados de las mesas). Sin embargo, para su sorpresa, en lugar de expulsarlole ofrecieron noches gratis y se convirtió en el primer Gran Jugador de Blackjack de la historia.

Después de esta experiencia, se le ocurrió la idea de entrenar a otros jugadores como contadores, que le daban una señal secreta cuando podía llevar a cabo su gran espectáculo con las apuestas más altas. Uno de los contadores de la época era el vicepresidente de la Bolsa del Pacífico, Ken Uston. Sin embargo, para disgusto de Francesco (a Al se le prohibió posteriormente la entrada a todos los casinos), éste publicó en 1977 su libro “The Big Player“, en el que revelaba este método. Este libro fue la base de los equipos de recuento que desde entonces empezaron a verse cada vez más, como el famoso equipo del MIT o el de Tommy Hyland. Como resultado, los casinos tuvieron que adaptar sus reglas de nuevo y el tamaño del mazo de cartas se incrementó hasta las comunes 8 barajas actuales. Además, la carta divisoria se ha desplazado ahora aún más hacia adelante para evitar las situaciones rentables hacia el final del mazo.

A día de hoy sigue siendo posible romper la ventaja de la casa, aunque ya no sale tan a cuenta, en relación con el capital necesario para que sea rentable. También requiere una gran resistencia y concentración, así como un sistema de recuento ampliado y más complicado. Al mismo tiempo, los casinos y operadores de juego cuentan también con sistemas de cámaras de vigilancia y gente entrenada especialmente para detectar a los contadores, y, si bien esta actividad no es formalmente ilegal, dado que no actúa sobre el resultado del juego, acaba resultando normalmente en la “invitación” al contador, por parte del casino, a abandonar su sala.

Blackjack online: ha llegado para quedarse

Incluso después de todas las medidas adoptadas por los casinos contra los contadores de cartas, el juego sigue gozando de gran popularidad entre los visitantes de Las Vegas y de todo el mundo. Sin embargo, después de los años 80, cuando el juego se volvió más tranquilo, los siguientes grandes cambios llegaron con el auge de Internet. En los primeros casinos online, ya se podía jugar al Blackjack en su versión estándar. Sin embargo, pronto le siguieron juegos con reglas alternativas y la pura ejecución como programa informático pronto hizo posible muchas más variantes de juego, a veces muy inusuales.

Hoy en día existen más de 100 juegos de blackjack con las más diversas combinaciones de las distintas variantes de reglas. Además, hay varias apuestas secundarias como 21+3, Par Perfecto o Super 7s, así como botes progresivos y grandes ofertas de bonos de Blackjack. Pero también hay innovaciones en las propias bases del juego, que nadie había introducido en los casinos terrestres.

Un ejemplo es el Blackjack Switch, en el que el jugador juega siempre con dos manos distintas y tiene que hacer una apuesta en cada una de ellas. A cambio, una vez repartida la mano inicial, éste puede decidir si intercambia las dos cartas superiores entre sí. Con esta opción, puede mejorar la posición de partida de ambas manos y así tomar mejores decisiones. En la variante de Duelo 21, se reparten dos cartas conjuntas boca arriba además de la primera carta inicial del centro y tanto el croupier como el jugador deben elegir una de estas dos cartas y seguir utilizándola en la ronda actual. Por supuesto, también de puede dar el caso de que todos elijan la misma carta.

Sin embargo, una de las principales desventajas del blackjack online es que prácticamente ya no es posible contar las cartas. Aunque se utiliza un mazo de cartas virtual de 6-8 barajas, las cartas se barajan de nuevo después de cada mano jugada como medida contra el conteo, que sería de lo más fácil desde tu casa y usando un boli y un papel. Gracias a la tecnología informática, el barajado de las cartas se realiza de forma fiable en una fracción de segundo. Lo mismo ocurre con los juegos de una sola baraja, que no han existido en los casinos terrestres durante décadas debido, precisamente, al afán de evitar el conteo de cartas.

Blackjack en vivo: el juego online en directo y con crupieres reales

Historia del blackjack: ¿cómo surgió este juego?

Desde la aparición de los primeros casinos online, los jugadores han podido jugar a muchas variantes de Blackjack a todas horas e incluso probarlas gratis. Y a pesar de las múltiples ventajas de jugar en línea, muchos jugadores echan de menos el ambiente de un casino real. Además, algunos siguieron sin confiar realmente en los generadores de números aleatorios, ya que ahora sólo se obtiene el resultado mostrado en el software. Así pues, La demanda de juegos reales seguía siendo alta.

Los primeros intentos de llevar el juego del casino al PC sólo tuvieron un éxito moderado. A principios de la década de 2000, hubo las primeras transmisiones de casinos reales, pero ni la calidad de la imagen ni la experiencia de juego eran lo suficientemente satisfactorias como para que se asentaran. Las cosas no se pusieron interesantes hasta 2006, cuando se crearon estudios especialmente destinados a los casinos de Internet para ofrecer una experiencia de juego completamente nueva, con cámaras mejor situadas, equipos más modernos y, por supuesto, la posibilidad de interactuar con el crupier y con los otros jugadores.

Los primeros problemas iniciales de estos casinos en vivo (los ángulos de las cámaras, el tamaño de las cartas y los índices, el número limitado de jugadores) han ido quedando resueltos y hoy en día, la calidad de la imagen alcanza ya en ocasiones incluso resoluciones HD. Sin embargo, los juegos de blackjack en vivo tienen una desventaja: no hay una verdadera elección de variantes de juego. Aparte de una multitud de límites de mesa diferentes, sólo hay algunas otras apuestas secundarias aquí y allá (en su mayoría también sólo dependiendo de cada casino).

No obstante, un juego que destaca es el llamado Blackjack Party. Esencialmente, se trata también del clásico blackjack, pero la mesa está dirigida por dos crupieres. Mientras que uno es el único responsable de repartir las cartas, los dos juntos entretienen a los jugadores y charlan con ellos. El límite muy bajo de sólo 50 céntimos también contribuye al ambiente relajado. Esta entretenida variante se puede jugar en un casino con juegos en vivo de Evolution Gaming. Vulkan Vegas es el más adecuado para ello, ya que no sólo la propia Evolution Gaming ha sido galardonada como Proveedor de Casinos en Vivo del Año durante varios años consecutivos, sino que Vulkan también tiene un historial único de múltiples premios como Mejor Casino del Año, Mejor Proveedor del Año y muchos más.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

AM-motion